Blog Keep & Go

Orden en el cuarto de los niños

Orden en el cuarto de los niños

Unos de los espacios más retadores para el orden en el hogar, es el cuarto de los niños. Cuando las condiciones no son las apropiadas, el orden de la habitación de los niños puede convertirse en dolor de cabeza para los padres, que puede desembocar en regaños y discusiones frecuentes con los hijos. 

 

Antes que nada, es importante comprender que la habitación de los niños es su terreno dentro del hogar, es el espacio que ellos pueden sentir como propio y es un espacio vital para su desarrollo. Por esta razón, es importante que ellos puedan apropiarse de este espacio, de tal forma que lleguen a ser los principales responsables del orden en su habitación. 

 

Lo primero que debemos hacer, es situarnos desde la perspectiva de los niños. Imaginémonos por un momento que nos entregan la habitación de un gigante y nos piden que la organicemos. Seguramente nuestra primera limitación va a ser el acceso a los objetos y a los espacios donde los queremos situar. Es importante que cada mueble dentro de la habitación, cada estante y cada contendedor esté al acceso de los niños, no podemos pedirles que organicen sus juguetes si los estantes donde deben situarlos están fuera de su alcance. 

 

Para lograr esto, una buena idea es ir con los niños a comprar los muebles o contenedores que vamos a utilizar. Si ya los tenemos y no consideramos necesario hacer una nueva inversión, podemos hacer una jornada inicial de orden con ellos, en la que sean ellos mismos quienes propongan el orden de los objetos dentro de su habitación. De esta forma empezaremos a identificar junto con ellos, la mejor forma de distribuir las cosas y será más fácil mantener el orden. Con el tiempo veremos que un principio básico es que a mayor frecuencia de uso, más fácil debe ser el acceso para los niños. 

 

Otra forma en la que le podemos ayudar a los niños, dependiendo de la edad, es etiquetando algunos espacios clave de almacenamiento. Cuando son pequeños, por ejemplo, podemos ubicar en el armario dibujos de las prendas para que los niños empiecen a asociar categorías y ubicaciones de las cosas, y poco a poco se apropien de la organización de su espacio. 

 

Por otro lado, es importante que creemos rutinas de organización con los niños, puede haber pequeñas rutinas diarias que incluyan recoger la ropa y algunos juguetes, y rutinas mensuales un poco mas largas, en las que les demos la oportunidad de reorganizar los objetos. Recordemos que los niños se encuentran en constante cambio, el juguete que hoy les gusta, posiblemente en un mes ya no va a ser su favorito y buscarán un nuevo juguete. De la misma forma, el orden en el cuarto de los niños debe ser flexible e ir adaptándose a sus gustos y necesidades en cada momento. Con el tiempo veremos que estas pequeñas rutinas, al principio programadas y con acompañamiento, se irán volviendo parte de los hábitos del niño. 

 

Finalmente, es importante recordar que el cuarto de los niños es su principal territorio de juego y por esta razón, es normal que exista un poco de caos dentro de la habitación, es parte del proceso de desarrollo de los niños y debemos aprender a respetar sus espacios. El factor clave es encontrar un equilibrio entre darle la libertad al niño para que juegue y enseñarle que el orden también le permite ganar nuevas libertades. 

Diseño y Desarrollo: Náutica Digital